Robótica industrial con sello porriñés

Volkswagen, Skoda, Opel, Ford, Mercedes Benz y Gestamp son algunas de las prestigiosas firmas del sector del automóvil que cuentan con Ledisson AIT entre sus colaboradores, la firma gallega que con el tiempo ha ido focalizando su especialización en la programación online, líneas de producción y offline de robots. Alta robótica con sello porriñés presente en no pocas fábricas del continente europeo. Hoy, aquella empresa a la que Rubén Cuerdo dio vida acompañado de dos técnicos presta su Know-How (saber hacer) a más de 20 organizaciones en 10 países de la Unión, además de en América y Australia.

Todo un ejemplo de éxito de quien supo hacer de una debilidad del mercado su propia fortaleza, pues en 2007, cuando el LED apenas se comercializaba en España, Ledisson apostó por esta tecnología desarrollando productos específicos para la industria y el comercio hasta convertirse en un referente en el sector.

Desde sus instalaciones en el polígono A Granxa diseñan software a medida para los robots de las empresas. «Aplicaciones mucho más complejas que las tradicionales de los móviles», aclara Cuerdo por si a alguien le surgiera la duda, pues «la precisión que deben tener (los brazos robóticos) es similar a la de un cirujano en la mesa de operaciones». «Y mucho peor pagado», apunta en su conversación con ABC, no sin cierta ironía. Ledisson le proporciona «cerebro» a las máquinas a través de un programa patrón, que permite ampliar su espectro de actuación y «reaccionar ante órdenes más extensas en lugar de repetitivas».

Desde soldar a manipular componentes, pasando por el pintado o la colocación de piezas complejas, pone como ejemplo Cuerdo en el ámbito de la automoción, uno de sus fuertes, aunque «ahora estamos abriendo la puerta al sector de la calderería y la alimentación», indica. La investigación, la innovación y el desarrollo se han convertido en la piedra angular de Ledisson.

Un perfil de profesionales ausente en España

Un potente grupo de técnicos especialistas, formado por más de 40 personas con amplia experiencia en automatización, robótica y procesos industriales, marcan la diferencia con la competencia. «Estamos formando a un perfil de profesionales que no hay en España, la única manera de dar soporte a nuestros clientes es la especialización y la diferenciación con respecto a otras compañías que operan en nuestro sector. Esa es la clave de nuestro éxito; tanto en la robótica como en las soluciones de iluminación LED», señala el gerente de Ledisson AIT.

Pese al escepticismo inicial, hubo quien no creyó en el proyecto, reconoce Cuerdo, la empresa que arrancó con apenas 100.000 euros de ingresos, factura a día de hoy 5 millones de euros anuales. El grueso, en un 90%, depende directamente del mercado extranjero. Exportan su conocimiento a Alemania, Inglaterra, Holanda, Finlandia… Australia y, puntualmente, a México. Preguntado sobre los proyectos en marcha, guarda absoluta discreción. «Estamos trabajando en áreas muy potentes, pero por el momento no podemos dar detalles», indica. La fábrica del futuro, la impresión 3D o la aplicación de la Big Data son algunos de los campos en los que profundizan, así como en la transmisión de datos a través de la luz. El bautizado como Lifi, que en palabras de Cuerdo, «es mil veces más rápido que el wifi», supondría toda una revolución para las grandes compañías.

Vía ABC

Deja un comentario